La agenda del sábado 27 de enero estaba reservada para la cita más emotiva y benéfica del fin de semana. El VII Memorial a Carlos García tenía lugar durante toda la tarde en el pabellón que lleva su nombre desde hace ya 16 años. Además, en esta edición se aprovechó para recaudar fondos para la investigación contra el cáncer infantil.

Partido de apertura entre el EFS Jumilla B. Carchelo y el CD Aspajunide

Arrancaba esta cita desde primera hora de la tarde con un encuentro que midió fuerzas entre un combinado de la Escuela Bodegas Carchelo y el Club Deportivo Aspajunide. En un trepidante encuentro cargado de goles, tendría que ser la tanda de penaltis la que dilucidara el campeón del partido.

Ramo de flores y camiseta conmemorativa para los padres de Carlos García

Y tras esta primera contienda vendría la parte más emotiva y sentimental de la tarde. Con unas gradas del pabellón repletas, y la asistencia a pie de pista de los distintos presidentes que ha tenido el CFS Jumilla, junto con el presidente de la FFRM, Jose Miguel Monje, Jorge Serna, como representante de la dirección de la Fundación Hospital Virgen de la Arrixaca, y Seve González y María Herrero, como alcaldesa y concejal de deportes del Ayuntamiento de Jumilla, se le hizo entrega a los padres de Carlos de un ramo de flores y la camiseta conmemorativa del evento.

Pero sin duda, el momento más bonito llegaba cuando los jugadores del CD Aspajunide y Bodegas Carchelo colocaban 7 velas junto al ramo de flores ubicado en la zona precisa en la que Carlos García caía desplomado aquel fatídico sábado 13 de enero de 2007.

Homenaje y recuerdo a Carlos García

Sentimientos a flor de piel y un minuto de silencio sepulcral antes de dar comienzo el partido que iba a enfrentar a la Selección Española de Leyendas frente a un combinado de jugadores y excompañeros que compartieron vestuario con Carlos. Viejos conocidos como Rubén Zamora, Cristian o el propio Pizarro, frente viejas glorias como Paulo Roberto o Rafa bajo palos.

La Selección Española de Leyendas se impuso por 0-2

Ya durante el encuentro, la veteranía y el entendimiento de la selección española pesaría más que las piernas frescas de algunos ex vinícolas retirados hace escasas temporadas. Con un primer tiempo en el que Wiwi primero y Borja Blanco después, anotaban para los suyos, se acabaría resolviendo la contienda, ya que en la segunda mitad no tendríamos más goles y el memorial acababa marchándose para la Selección.

Tras el partido hubo multitud de fotos y reencuentros entre viejos conocidos. Ex compañeros de equipo que algún día vistieron la elástica blanquiazul y que unidos por una bonita causa, volvían a compartir banquillo.

El broche final fue la foto con la que, mediante un cheque simbólico, se hacía entrega de los fondos que el partido permitió recaudar para la Unidad Oncológica Infantil del Hospital Virgen de la Arrixaca.