La Asociación Belenista San Francisco de Asís realizaba ayer domingo uno de sus actos principales de estas fechas, el pregón de Navidad.

Recepción al pregonero en el hall del Ayuntamiento

En su vigésimo cuarta edición, el pregón estuvo a cargo del compositor noveldense Óscar Navarro, que era recibido por las autoridades políticas locales a primera hora de la mañana en el Ayuntamiento de Jumilla.

“Es un honor recibir esta mañana a nuestro pregonero y además en un lugar diferente. Sabéis que habitualmente las recepciones las hacemos en el salón de plenos, pero en esta ocasión queríamos darle un toque diferente ya que estamos hablando de la Navidad y que mejor que hacerlo en el hall del Ayuntamiento junto a nuestro nacimiento”, expresaba la alcaldesa de Jumilla, Seve González durante la recepción.

Óscar Navarro agradecía la invitación realizada por la Asociación de Belenistas San Francisco de Asís, afirmando sentirse como en casa cada vez que vuelve a Jumilla. También firmaba en el libro del Ayuntamiento: A mi querido pueblo de Jumilla, a mis raíces, al pueblo que me ha visto corretear por sus calles, al pueblo que ha visto nacer a mis abuelos y a mi madre. Muchísimas gracias siempre por vuestro cariño, afecto y por este gran honor de ser el pregonero de la Navidad 2023. Un fuerte abrazo de vuestro paisano Óscar Navarro.

El pregón estuvo cargado de anécdotas y vivencias

En esta vigésimo cuarta edición el pregón se realizó en la Iglesia de El Salvador con una gran asistencia de público.

El director del Conservatorio Profesional de Música Julián Santos, Salvador Pérez, fue el encargado de presentar al pregonero, realizando un repaso por el amplio currículo del compositor y destacando la participación de Navarro en los actos por el 20 aniversario del Conservatorio.

El pregón estuvo cargado de anécdotas de la infancia del compositor, cuyos abuelos maternos y su madre son de Jumilla, en concreto de la pedanía de la Fuente del Pino, “siempre me he preguntado porque soy músico. Investigando un poco para el pregón he descubierto que el abuelo de mi madre, el padre de mi abuela tocaba el laúd en la Fuente del Pino y además daba clases allí. Así que a partir de ahora puedo decir que yo tenía un familiar que tocaba el laúd y enseñaba a los pequeños y ahora estoy yo aquí dando este pregón”, contaba el pregonero, que deleitó a todos los asistentes con innumerables anécdotas de su infancia en Jumilla, así como de su regreso a la localidad en 2002 para ser profesor en el Conservatorio Profesional de Música durante cinco años.

El pregón concluyó con un pequeño cuento

Óscar Navarro terminó su pregón con un pequeño cuento en el que recogía de manera resumida todo lo narrado hasta el momento y que levantó los aplausos de todos los asistentes.

La Asociación de Belenistas San Francisco de Asís obsequió al pregonero con un diploma conmemorativo del pregón y el pin del colectivo.