La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de la Región de Murcia (UPA-Murcia), ha realizado un balance del año agrario 2023, que finaliza confirmando las previsiones y estimaciones realizadas por la organización al finalizar el verano. Las principales conclusiones arrojan disminuciones prácticamente generalizadas de las producciones, un deterioro de la renta agraria en el que también han influido los elevados costes de producción, mayor presión de las empresas integradoras hacia los ganaderos y nuevos retos en materia de sanidad animal. Por último, crece la preocupación por los efectos cada vez más visibles del cambio climático sobre las producciones.

La escasez de lluvias, las altas temperaturas en momentos clave del desarrollo de los cultivos (floración, cuajado…), las lluvias torrenciales y el granizo que se han padecido en este 2023 expresan la incidencia de un clima cambiante en el desarrollo de las producciones agrarias, elevando las exigencias a los productores en la gestión de sus cultivos y poniendo de manifiesto la urgencia y necesidad de adecuar el sistema de seguros agrarios para hacer frente más eficazmente a las pérdidas provocadas por la meteorología.

Precisamente los esfuerzos de los Gobiernos para paliar esta situación extraordinaria mediante la concesión de ayudas directas a agricultores y ganaderos han sido también valorados por el Secretario General de UPA-Murcia, Marcos Alarcón, quien ha expresado que el Gobierno de España ha realizado un esfuerzo presupuestario sin precedentes, con partidas millonarias pero insuficientes, mientras que el Gobierno de Murcia en este ámbito, sencillamente, no ha comparecido.” Precisamente, esta semana se están realizando los pagos a los agricultores por las ayudas por la sequía a los productores de frutas y frutos secos.

UPA-Murcia también ha valorado la aplicación de la Ley de la Cadena Alimentaria, a la que ha calificado como “una herramienta legislativa estratégica para garantizar la renta de los productores recordando además que desde el pasado 1 de Julio es obligatorio que los contratos entre los distintos operadores y los productores figuren en el registro electrónico creado al efecto.

Marcos Alarcón ha señalado que la Ley, aprobada inicialmente con un Gobierno del Partido Popular y que ha experimentado avances en la pasada legislatura con el Gobierno de Coalición PSOE-Unidas Podemos sigue necesitando mejoras y que su aplicación efectiva está siendo desigual; “por una parte hemos constatado una disminución muy significativa de prácticas perjudiciales que venía realizando la distribución (como la utilización de “productos reclamo”), que no es ajena al incremento de la cuantía de las sanciones y la publicidad de las mismas y por otra, comprobamos la insuficiencia de las actuaciones de control e inspección para evitar que los agricultores y ganaderos vendan a precios que no cubren sus costes de producción”.

La entrada en vigor de la nueva PAC 2023-2027 arroja también algunas peculiaridades en la Región de Murcia, ya que las ayudas vinculadas a los ecorregímenes, que suponen el 23% de las ayudas de la PAC, han tenido una muy escasa aceptación en la Región de Murcia, que se sitúa a la cola en el porcentaje de superficie PAC que ha solicitado esta ayuda: frente a los máximos de Castilla y León, que se sitúa en el 95% de la superficie y una media nacional del 86%, la Región de Murcia se ha quedado en tan sólo el 42%, lo que pone de manifiesto la necesidad de adaptar estos ecorregímenes a nuestras peculiaridades climáticas pero también de invertir mayores esfuerzos para posibilitar la adopción de estas prácticas por los agricultores murcianos.

En cuanto al nivel de los costes de producción, si bien es cierto que se ha producido un pequeño descenso del 4,6% con respecto al año 2022, nos encontramos con un nivel de costes extremadamente alto con carácter general si lo comparamos con los años 2021 y 2020, con incrementos del 19 y del 34% respectivamente. Sin duda, los altos de costes de producción han llegado para quedarse, y condicionarán la producción de alimentos en la próxima década.

Upa-Murcia ha ofrecido datos a nivel regional dependiendo del tipo del cultivo, en cuanto a los de secano, la almendra ha registrado el 50% de una cosecha normal con calibres pequeños lo que supone rendimientos inferiores. Esta situación se produce por la significativa falta de lluvias del último año (la práctica totalidad del cultivo es de secano), situación ligerísimamente atenuada con las precipitaciones del mes de mayo, pero agravada con las altas temperaturas posteriores y la ausencia de lluvias.

En la uva de vinificación, finalmente, la producción se ha situado en el 50% de lo normal en secano y 75% en regadío con bayas más pequeñas y los precios por debajo de los costes de producción. Se mantiene la preocupación por la evolución del sector, con una continua disminución de la superficie en producción que en estos momentos podría ser ya inferior a las 20.000 Has.

Y en cuanto a la aceituna, la cosecha ha sido inferior al 30% de lo normal a nivel regional y muchas explotaciones no han podido recoger producción. El aumento de los precios en origen ha sido solo un pequeño salvavidas para aquellos agricultores que han podido coger aceituna, ya que la mayoría no ha tenido cosecha que vender.

La campaña de fruta de hueso se ha visto afectada por tres elementos: la caída de producción por la falta de calibres debido a los fríos tardíos que atrasaron todo el proceso vegetativo de las frutas de hueso, las lluvias del mes de mayo cuyos daños supusieron una perdida media de superior al 35% de las cosechas de ese momento, y finalmente el solapamiento de producciones por adelanto de las maduraciones debido a las condiciones climáticas por olas de calor de primavera y verano. Todo ello ha provocado la tormenta perfecta, con calibres más bajos y acumulación de fruta en las centrales por el solapamiento de producciones, situación que han aprovechado los supermercados para hundir las cotizaciones y comprar en muchos casos a precios que sitúan la liquidación a los productores por debajo de los costes de producción.