Sobre las ocho y media de la tarde de ayer, una enorme rama de uno de los árboles ornamentales del jardín del Rey Don Pedro, se desprendía del tronco y caía al suelo con un enorme estruendo que provocó el susto de transeúntes y trabajadores de la zona. La caída se produjo hacia el interior del parterre al que pertenece el espécimen, por lo que no hubo que lamentar daños personales ni tampoco materiales en las terrazas ubicadas al rededor del jardín.

La Policía Local junto con Bomberos de Jumilla y un Jardinero Municipal procedieron ya de noche a acordonar la zona para que el tránsito de vehículos y de personas se realizase con seguridad.