La Asamblea Regional ha convalidado por unanimidad el Decreto-Ley 9/2020, de 23 de julio, de creación de ayudas para trabajadores por cuenta ajena con rentas bajas y afectados por ERTE a causa del covid-19. Se trata de una iniciativa de la Consejería de Empleo, Investigación y Universidades, a través del SEF, que ‘complementará’ la prestación de estos trabajadores con la cuantía necesaria para que lleguen a percibir 950 euros.

Dotación presupuestaria de 2,5 millones de euros

En total, la dotación de la Consejería para este programa es de 2,5 millones, y los potenciales beneficiarios serán todos aquellos trabajadores con rentas bajas cuya prestación por estar incluidos en un ERTE no alcance el salario mínimo interprofesional. La ayuda tendrá efecto retroactivo, desde la declaración del estado de alarma, y se abonará por un periodo máximo de tres meses.

Se completará la prestación por ERTE hasta los 950 euros

Así, en el caso de un trabajador actualmente incluido en un ERTE que esté percibiendo una prestación de 830 euros, la Comunidad aportaría los 120 euros restantes a través de una subvención. A la hora de la concesión de estas ayudas por concurrencia competitiva, el SEF dará prioridad a las solicitudes de trabajadores cuyas bases de cotización a tener en cuenta para el cálculo de sus prestaciones por desempleo sean menores.

Prioridad para los trabajadores con las bases de cotización más bajas

Una vez convalidado el decreto-ley por parte de la Asamblea Regional, el SEF publicará las bases reguladoras, y posteriormente lanzará la convocatoria para que las ayudas puedan ser solicitadas por los ciudadanos. La estimación de la Consejería es que más de 20.000 personas cobran una prestación por ERTE inferior al salario mínimo, y por tanto podrían ser beneficiarias de esta ayuda.

Medida que forma parte del Pacto Regional del Dialogo Social para la Reactivación Económica y Social

Esta medida ha sido acordada con las organizaciones sindicales más representativas en la Región, dentro del Pacto Regional del Dialogo Social para la Reactivación Económica y Social ante la pandemia del covid-19. Dicho acuerdo establece como uno de sus objetivos la puesta en marcha de ayudas económicas que reduzcan los efectos negativos que los ERTE tienen sobre los trabajadores con rentas más bajas, y ése es precisamente el objetivo de esta nueva iniciativa de la Consejería.

Con la ayuda se pretende también favorecer el mantenimiento del empleo, previendo para ello que las personas beneficiarias puedan acceder a los servicios de orientación laboral y asesoramiento del SEF. La intención es realizar una intervención temprana ante el riesgo de que se produzca una pérdida del empleo.