Desde la coalición política de IU Verdes-Podemos han hecho balance del Pleno Ordinario de febrero celebrado la semana pasada, y que entre sus puntos llevaba una moción para su debate a cargo de esta formación política.
En su moción solicitaban el inicio de expediente para automatizar las bonificaciones de la tarifa de agua potable para viviendas con 5 o más personas, pretendiendo ahorrarle a la ciudadanía el trámite de la firma de los adultos que conviven en el domicilio, sean o no familia. De esta manera, se agilizaría el trámite administrativo y se podrían beneficiar un mayor número de personas.
Esta moción salió adelante con los votos a favor de IU Verdes-Podemos, PSOE y PP. VOX se abstuvo.

Ana López, IU Verdes-Podemos

En el punto referente al contrato de limpieza y jardinería, la coalición de izquierdas se posicionó en contra y su voto fue ‘No’, a pesar de que el punto saliera adelante, con el resto de votos de los partidos de la corporación municipal. IU Verdes-Podemos alega que ven como los jardines y zonas verdes del municipio están perdiendo cada vez más masa vegetal y el trabajo dedicado a la jardinería es escaso. Además, creen que el Ayuntamiento podría llevar estos trabajos y ahorraría un 40 % de lo que cuesta ahora con la empresa concesionaria.
También votaron en contra la justificación de la subvención de 250.000 euros a la empresa de agua porque no aprueba esta decisión basada en un incremento de costes, que a su entender debería asumir la empresa concesionaria del servicio.

En otro orden de cosas, votaron a favor de la propuesta del PSOE para agilizar el trámite en la concesión de ayudas de la CARM para autoconsumo energético, moción que no salió adelante, y también votaron a favor de la moción del PSOE sobre la regulación del uso de pirotecnia, compartiendo el argumentario de la propuesta.
Por último, desde IU Verdes-Podemos han apuntado varias cosas con respecto a la moción que presentó VOX, y a la que votaron en contra:

– En su iniciativa achacan los problemas del sector agrario a las políticas del Pacto Verde Europeo y a la Agenda 2030. Estas políticas sobre sostenibilidad y seguridad alimentaria han empezado a aplicarse hace relativamente poco tiempo y tienen que ver con medidas como la reducción de pesticidas, la lucha contra el fraude alimentario, aumento de la tierra para agricultura ecológica, ingresos justos para los productores primarios, uso responsable de la energía y el agua, recuperación de los ecosistemas degradados, entre otras muchas medidas que benefician tanto a agricultores como a la ciudadanía en general.
La situación que vive el campo es el resultado de las políticas que dan apoyo a los tratados internacionales que permiten, por ejemplo, rebajar las medidas fitosanitarias de productos que vienen de otros países, a los fondos buitre que operan en miles de hectáreas con una producción muy barata o a los intermediarios que encarecen los precios. Todas estas políticas han salido del Parlamento de la mano de PP y VOX que, en 2020, por ejemplo, se abstuvieron en la reforma de la ley de prohibir la venta a pérdidas. Dicho de otra manera, no se negaron a que se pueda vender por debajo del coste y que se cobre menos de lo que se paga. Apoyaron la retirada de los aranceles al grano ucraniano y la falta de regulación de las importaciones africanas hunde los precios de los productores locales.
Las políticas de las derechas española y europea han facilitado que los grandes oligopolios agrarios se beneficien mientras que los productores más pequeños sufren las carencias. La solución tendrá que pasar por un cambio en estas políticas para desarrollar la soberanía alimentaria de los Estados y no de los Mercados.