Desde Agroseguro han hecho balance del 2023, un año que de nuevo ha estado marcado por la sequía y que ha sido el riesgo más asegurado. De hecho, en el cultivo del olivar se han abonado unos 471 millones de euros para una superficie siniestrada de 2,3 millones de hectáreas, lo que enmarca en este contexto el aumento del 50 % de sus primas, encadenando varias campañas ya sin agua.

En 2023, a la sequía se han sumado los daños por pedriscos, heladas y viento

Años atrás se han sufrido sequías muy serias como las del 2012 0 2017, pero desde Agroseguro remarcan que la de 2023 ha sido más extrema y ha tenido la peculiaridad de afectar a toda la geografía nacional. A esto, hay que sumar que 2023 ha sido un ejercicio con siniestros en todos los riesgos asegurados, como los pedriscos, las heladas o el viento. De hecho en nuestra localidad, a los daños ocasionados por la sequía, se han sumado los daños que ocasionaron los ‘reventones cálidos’ sobre todo en frutales.

Récord de suscripción a pólizas

Según las cifras dadas a conocer por la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro), en 2023 se ha producido un récord de suscripción de pólizas, con más de mil millones en primas (+16 %), 16.918 millones de euros en capital asegurado (+3 %) y seis millones de hectáreas, 36,9 millones de toneladas y 416 millones de animales.

Más de 1.200 millones en indemnizaciones

En cuanto a los siniestros, y aun a falta de conocer las cifras definitivas, para 2023 se espera que se superen los 1.200 millones en indemnizaciones, lo que pone el foco en la importancia de la figura del Consorcio de Compensación de Seguros (que es quien da respaldo a las propias compañías aseguradoras).