El consejero de Educación, Formación Profesional y Empleo, Víctor Marín, ha informado al Consejo de Gobierno de que su departamento prohibirá al alumnado utilizar el teléfono móvil y los dispositivos electrónicos en centros educativos, salvo que el profesorado lo demande para realizar alguna actividad educativa. La medida entrará en vigor a la vuelta de las vacaciones de Navidad, el día 8 de enero.

La medida ya está implantada en la mayoría de los centros educativos de la Región

Esta medida, que ya está implantada en la mayoría de los centros educativos de la Región, supone un respaldo normativo, refuerza la autonomía pedagógica de los centros y la figura de autoridad del docente.

El consejero ha mantenido reuniones con más de 30 representantes de la comunidad educativa, como directores de centros educativos, docentes, familias, alumnos, técnicos especialistas en convivencia escolar y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, con el fin de conocer su postura ante el uso de dispositivos móviles en los centros y como paso previo a la constitución del grupo de trabajo de expertos, que mantendrá su primera reunión en enero.

Afirman que hay un consenso suficiente para establecer la medida

Tras estos encuentros se ha obtenido el consenso suficiente para establecer la prohibición del uso del teléfono móvil y dispositivos electrónicos en los centros educativos, con el objetivo compartido de enseñar a niños y jóvenes a utilizar la tecnología de modo responsable.

Para todas las etapas educativas

La prohibición se llevará a cabo en todas las etapas educativas, incluido Bachillerato y Formación Profesional, porque se ha constatado, según el último informe del Observatorio para la Convivencia Escolar, que el porcentaje de faltas de alumnos vinculadas al uso del móvil se incrementa en estas etapas. Además, los móviles tendrán que estar inactivos.

No estará permitido el uso del móvil y dispositivos durante el horario lectivo, el recreo y los periodos dedicados a actividades complementarias o extraescolares, salvo que esté previsto en el proyecto educativo o se realice con fines didácticos. Excepcionalmente, se permitirá el uso de estos dispositivos a alumnos que lo requieran por razones de necesidad y salud.