La Comunidad Autónoma ha concedido a la empresa energética Naturgy Renovables la autorización previa y la autorización administrativa de construcción para que pueda levantar una planta solar fotovoltaica de 39 MWp en el Paraje Montesinos de Jumilla, tal y como así aparece en el boletín oficial de la Región (BORM).

Además, la resolución, otorgada por la Dirección General de Energía, Actividad Industrial y Minera, reconoce como utilidad pública la línea eléctrica aérea de alta tensión que se construirá para conseguir la evacuación en 132 KV de la energía que producirá la instalación.

El expediente se inició el 7 de octubre de 2019, cuando Energy se dirigió a la Dirección General para comenzar los trámites (estudio de impacto ambiental, consultas). En junio de 2022, la Comunidad dictó una resolución a favor de la declaración de impacto ambiental. Ahora, una vez completado el último paso, la empresa deberá comunicar a la Dirección General el inicio de las obras, adjuntado con un informe de los trabajos.

La planta contará con una potencia pico de 34,04 MWp, con 164 inversores de 200 Kw, y tendrá 62.466 módulos bifaciales de 545 Wp. El presupuesto de la obra está valorado en 20.809.564 euros.

La subestación eléctrica transformadora tiene un presupuesto de 1.612.032 euros mientras que la línea eléctrica de alta tensión está valorada en 382.853 euros.

Un tramo soterrado

Además, la línea de alta tensión de 132 kv incluirá un tramo soterrado de 1.210 metros formado por cuatro líneas a 30 KV. En concreto, desde la salida de la subestación hasta el apoyo número cuatro. Para ello, la empresa promotora ha aportado los permisos correspondientes a los propietarios afectados, según recoge la resolución de la Comunidad Autónoma.

El plazo para construir las instalaciones será de dieciocho meses, “a partir de la fecha real de ocupación de las fincas que han de ser afectadas, y después de que se disponga de todas las autorizaciones, licencias, permisos e informes preceptivos para su legal ejecución”, según indica Energía, que apunta que “la empresa titular será responsable del uso, la conservación y el mantenimiento, de acuerdo con las condiciones de seguridad que requiere la normativa vigente”.