La celebración de Santa Ana comenzó el pasado 21 de julio con un quinario en su honor que concluyó el pasado domingo 25 de julio.

Misa de campaña

Ayer lunes 26 de julio, día de la onomástica de Santa Ana, en el atrio del Convento se celebró una misa de campaña oficiada por el padre José María y en la que decenas de fieles se dieron cita, guardando la distancia de seguridad, sentados y con mascarilla.

Como no podía ser de otra manera, la eucaristía estuvo presidida por la imagen de la Abuela Santa Ana y al inicio de la misma hubo palabras de recuerdo para el padre Oliver, que evoluciona favorablemente tras su problema de salud.

Procesión con la imagen por el atrio

Un año más, la pandemia ha impedido realizar la procesión con la Abuela Santa Ana por el monte, como es costumbre. A pesar de ello, al finalizar la eucaristía se celebró una procesión por el atrio con la imagen, mientras que los asistentes permanecían sentados.

Imagen de la Abuela Santa Ana

Abuela Santa Ana

A lo largo de la procesión, que tuvo 5 estaciones, la imagen de la Abuela Santa Ana recorrió el atrio del Convento. La primera de las estaciones fue en memoria de los difuntos por el Covid y sus familiares, “los obispos españoles propusieron que hoy el día de San Joaquín y Santa Ana se celebrase una jornada por los afectados para el eterno descanso de todos los difuntos y el consuelo y esperanza de sus familiares”, anunciaba el padre José María. La segunda de las estaciones fue por los abuelos de Jumilla, “mira con amor a los abuelos de nuestra ciudad, protégelos porque son una fuente de enriquecimiento para las familias, para la iglesia y para toda la sociedad”, le pedía el padre José María a la Abuela Santa Ana mientras la imagen contemplaba a la ciudad de Jumilla.

En la procesión también se pidió por los jóvenes y adolescentes, así como por los enfermos y jumillanos ausentes. No faltaron además las rogativas a la Abuela Santa Ana.