El equipo de Control Biológico y Servicios Ecosistémicos del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental (IMIDA), liderado por el doctor Juan Antonio Sánchez, desarrolla diversos proyectos de investigación de convocatorias nacionales y europeas para el control biológico de plagas en diferentes cultivos de frutales.

Algunos de ellos son continuación de las investigaciones que se llevan a cabo en cultivos de pera desde 2007, en colaboración con empresas productoras bajo la Denominación de Origen Pera de Jumilla para el manejo sostenible del cultivo.

Se busca reducir la utilización de productos agroquímicos y su impacto ambiental

La finalidad de estos proyectos de investigación es manejar de forma sostenible y global los cultivos a través del aprovechamiento de la biodiversidad y de los servicios de la naturaleza.

Entre otros, se investiga el papel de las cubiertas vegetales no solo para la conservación de enemigos naturales y la mejora del control de plagas, sino también para la conservación y mejora de la fertilidad del suelo, la optimización del uso del agua, etc., trabajos que realizan en colaboración con otros departamentos del Imida.

El objetivo es avanzar en técnicas agroecológicas que fomenten la sostenibilidad, siguiendo las directrices de la Unión Europea para reducir en lo posible los productos agroquímicos y, por tanto, su impacto ambiental, haciendo compatible la agricultura con la conservación del medio ambiente.

Jumilla es el mayor productor de Europa

Jumilla es la mayor productora de pera Ercolini de toda España y Europa, producto amparado por la Denominación de Origen Protegida Pera de Jumilla. El volumen total de pera Ercolini se sitúa en unas 6.000 toneladas, comercializándose por las industrias inscritas en sus dos categorías: primera y extra.

El cultivo del peral ocupa en la actualidad una extensión de 932 hectáreas, según los datos facilitados por el Gobierno regional.

La pera Ercolini producida en nuestra localidad se distingue tanto por las características del producto, provocadas por el microclima especial de la zona, como por las características propias de la producción aplicadas por los agricultores y las centrales hortofrutícolas.