Los técnicos de la Consejería de Salud estudian el origen de un brote de gastroenteritis aguda detectado el lunes en el centro para personas con discapacidad Masvida, de la asociación Aspajunide, ubicado en la pedanía La Estacada de Jumilla, que deja por el momento una treintena de afectados con diferentes síntomas.

Según hemos podido saber por el digital La Verdad, se está investigando si la muerte de uno de los residentes en las últimas horas, con un cuadro clínico similar al del resto de afectados, pudiera deberse a esta infección.

El Servicio Murciano de Salud (SMS) está atendiendo a los usuarios y realizando los estudios necesarios para determinar las causas del brote de gastroenteritis, que no es seguro que se deba a una intoxicación alimentaria, según fuentes de la propia residencia. Lo que sí está confirmado es que, de momento, la gastroenteritis motivó que al menos cuatro residentes tuvieran que ser atendidos en Urgencias. Asimismo, uno de ellos tuvo que ser ingresado en el hospital.

Cocina de la residencia Masvida de AspajunideJuan Antonio Fernández, presidente de la junta directiva de la residencia y padre de uno de los usuarios del centro de Aspajunide explicaba que “no sabemos lo que ha podido pasar”, aunque también se mostraba “muy tranquilo con la manera de trabajar del centro”. Un centro para personas con discapacidad que cuenta con una nutricionista en plantilla, pero que ahora mismo tiene la cocina clausurada mientras se desarrollan las pruebas de los técnicos de la Dirección General de Salud Pública para esclarecer las causas del brote.

La cena del domingo

En la asociación de padres de usuarios del centro jumillano sospechan, por su parte, que la infección “puede estar relacionada con la cena del domingo, porque ninguno de los usuarios del fin de semana se ha puesto malo”. El problema, lamentan los padres, es que “no hemos recibido información alguna”.

Por otro lado, fuentes de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias, Política Social y Transparencia explican que “se ha procedido a la apertura de un expediente informativo sobre los sucesos acaecidos en la residencia Aspajunide de Jumilla para poder obtener datos fehacientes sobre estos hechos”.

Asimismo, “desde el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS) se ha trasladado a las autoridades sanitarias la total disposición para colaborar con ellas en los trabajos que están desplegando para recabar información sobre lo sucedido”, señalan las fuentes de Política Social.

La residencia lleva abierta desde 2008, con el fin de completar los servicios que presta la asociación desde hace 40 años.