El Centro Integrado de Formación y Experiencias Agrarias (CIFEA) de Jumilla ha instalado sensores de humedad para el control del riego en los cultivos de pistacho, olivo, almendro y vid en las parcelas experimentales que dispone el Centro de Demostración Agraria (CDA) La Maestra. Se trata así de un nuevo paso que el Gobierno regional da para la aplicación de la agricultura sostenible y de precisión.

Sensor de humedad instalado en la finca La Maestra

Sensor de humedad instalado en la finca La Maestra

El uso de estos sensores repercute directamente en un menor consumo de agua y fertilizantes, sin que se vean mermadas las producciones de los cultivos, experiencia que repercute posteriormente en los agricultores de la zona, que aplican directamente las mejoras para seguir avanzando en sostenibilidad y eficiencia.

Las lecturas de estos sensores ofrecen los datos necesarios sobre los que poder fundamentar un programa de gestión óptima del riego, pues el aporte de agua no solo depende de las necesidades brutas del cultivo, sino también del tipo de suelo sobre el que se ha levantado la plantación. Un suelo arcilloso tendrá más tendencia a la retención de agua que uno arenoso, variando así las dosis y frecuencias de riego.

El CDA La Maestra cuenta con una superficie aproximada de 10 hectáreas para proyectos de transferencia tecnológica agrícola, así como con parcelas para la realización de prácticas para los alumnos de los grados formativos y de los cursos para los profesionales del sector que se desarrollan en el CIFEA. A todos ellos se les forma en prácticas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Esta iniciativa ha sido cofinanciada por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, a través de la medida 1 del Programa de Desarrollo Rural de la Región de Murcia, gestionada por el Servicio de Formación y Transferencia Tecnológica.