La Unión Europea (UE) y Estados Unidos han decidido suspender por cinco años los aranceles extraordinarios al vino y otros productos. De esta manera se acaba con una situación que era tremendamente injusta y que devuelve el optimismo a las bodegas españolas que tienen en Estados Unidos, uno de sus principales mercados de exportación.

El acuerdo alcanzado entre la Comisión Europea y la Administración estadounidense supone suspender la aplicación mutua de aranceles por cinco años y crear un grupo de trabajo conjunto que permita estrechar las relaciones entre ambas partes en el sector aeronáutico, poniendo fin a la disputa por los subsidios al consorcio europeo Airbus y al estadounidense Boeing.

El anuncio llega después de que este lunes un total de 85 parlamentarios, entre eurodiputados y congresistas estadounidenses, firmasen una declaración conjunta para pedir la eliminación de todos los aranceles al vino comercializado entre los dos mercados.

Solo en 2020, los aranceles que ahora se suspenden, han causado una caída del 9% en valor y del 4,5% en volumen de vino español exportado a EEUU, además de una disminución de cerca del 5% en el precio medio del vino que se exporta.

Esta medida, impuesta en octubre de 2019, ha afectado gravemente a casi el 90 % de las bodegas que han visto disminuida su facturación por una caída en el volumen exportado y han tenido que absorber en su margen comercial todo o gran parte de ese 25 % de arancel adicional para no elevar su precio de venta, lo que ha supuesto pérdidas de varias decenas de millones de euros.