Nueva jornada en casa para el Jumilla FS que pretendía continuar con las buenas sensaciones tras el empate de la jornada anterior en Bujalance. Los chicos de Juan Pizarro recibieron en la tarde del sábado en el Carlos García a un Sima Granada FS metido de lleno en la puja por el ascenso.

Muchas bajas en las filas vinícolas

Con muchas bajas en el cuadro vinícola, arrancaba la 12ª jornada de liga intentando conseguir la primera victoria de la temporada junto a su afición. Pero un conjunto granadino con las ideas muy claras y una presión defensiva que ahogaba la salida de balón de Jumilla, provocarían que el primer tiempo fuera de dominio casi exclusivo para los visitantes.

Aunque la primera ocasión se la apuntaríamos a Alex Fernández que disparaba a bocajarro dentro del área pequeña para propiciar la primera parada en el encuentro de Pantoja, portero de Granada que realizaría una gran actuación.

A los cinco minutos de partido llegaría el primero para los rojiblancos. Joaquín intentaba desviar a córner un pase dentro del área con la mala fortuna de introducirse el esférico dentro de su propia portería.

Mala primera parte para Jumilla (0-3)

Tras el gol, la tónica seguía siendo la misma. El balón duraba muy poco en las botas de los jugadores de Jumilla y Granada se encontraba muy cómodo en la presión. Doblarían los visitantes la ventaja en el minuto 9 con un disparo cruzado de Aranda. Y solo cuatro minutos más tarde, esta vez Reche, volvería a batir a Rafa con un disparo abajo.

Nos marchábamos al descanso con un marcador de 0-3 y las sensaciones muy desfavorables para el conjunto de Pizarro. Aunque el paso por vestuarios sentaría como una bocanada de aire fresco a los blanquiazules porque los segundos veinte minutos distaron mucho de visto hasta entonces.

Los palos fueron los protagonistas en la segunda mitad

Aunque antes de comenzar el intento de remontada, un nuevo tanto en propia puerta de Jumilla ponía el 0-4 en el luminoso.

Tras el cuarto de Granada, vendría el vendaval vinícola. Y es que en los siguientes 10 minutos de partido el juego y las ocasiones de Jumilla fueron incontables. A Granada le quemaba el balón en los pies y todo lo que ocurría sobre el terreno de juego, se daba sobre la portería de Pantoja. Una portería que recibió casi una decena de tiros al palo. La finalización de los chicos de Pizarro no era la más acertada y parecía imposible que el balón acabara en la red.

Jumilla recortó hasta el 3-4 a falta de 5 minutos para el final

Hasta que ya en el minuto 28, Joaquín, que estaba siendo el mejor de los locales, reventaría el esférico desde la frontal para inaugurar el casillero de su equipo.

Y le sentaría estupendamente el tanto a Jumilla que empezó a creérselo y a seguir generando ocasiones. La grada se empezaba a animar y los goles siguieron llegando.

El segundo en las botas de Adri tras el lanzamiento de un córner. Y el tercero obra de Verdú tras una buena jugada a la contra.

Se ponían los vinícolas a un solo gol de empatar la contienda y todo parecía prever que así sucedería. Pero hasta ahí llegaría la faceta goleadora de Jumilla. El crono seguía corriendo y Granada conseguía calmar un poco los ánimos del encuentro.

El juego de cinco no funcionó y Granada mató el encuentro con dos tantos más (3-6)

A falta de 4 para llegar al final Pizarro decidía salir de quinto con Adri Ortiz. Y en la primera jugada con superioridad para Jumilla, un disparo desde campo propio de Granada tras un disparo de Dani Carbonel ampliaba la ventaja de nuevo a dos tantos.

En los siguientes minutos el juego fue mucho más precipitado por parte de los locales y un error en la salida de balón provocaría un nuevo gol visitante para poner el 3-6 final.

Con esta derrota, Jumilla sigue anclado en esa posición 13ª que marca el descenso. El próximo rival de los vinícolas será el Puntarrón FS.