El Comité de Seguimiento Covid ha acordado la suspensión de la actividad de hostelería y restauración en toda la Región de Murcia. A partir de este sábado quedará suspendida durante 14 días la actividad en bares y restaurantes, tanto interior como exterior, permitiendo tan solo el servicio para recoger y llevar.

Esta medida se ha adoptado tras el análisis de los datos que aporta el Servicio de Epidemiología, que constatan que la situación “es crítica”, explicó el portavoz técnico del Comité Covid, Jaime Pérez, “tras uno de los peores fines de semana de esta larga pandemia”.

El Comité de Seguimiento Covid también recomendó a todos los municipios el cierre de parques y jardines a partir de las 19:00 horas para evitar la interacción social. Asimismo, instó a fomentar desde todos los sectores el teletrabajo así como la descarga de la aplicación Radar Covid para facilitar el rastreo de casos.

La Consejería de Salud descarta por el momento solicitar al Gobierno central que decrete un confinamiento domiciliario, como se ha hecho en otras comunidades. “Estamos convencidos”, subrayó Jaime Pérez, “de que un confinamiento autonómico unilateral no sirve para nada si no es secundado por el resto de comunidades autónomas”.

Se traspasa la hostelería de JumillaAl respecto el portavoz de la Asociación de Hosteleros de Jumilla, Oscar Martínez, asegura que están convirtiendo al sector en parte promotora de la pandemia, “cuando se sabe que solo entre el 2 y el 4 por ciento de contagios se producen en la hostelería”. Martínez cree que las reuniones se seguirán produciendo, a partir de ahora en los domicilios con el mayor riesgo que ello comporta. “La hostelería está pagando los platos rotos de la ineficacia de las medidas de contención adoptadas por los diferentes gobiernos, ahora se demuestra que somos cabeza de turco, a los que echarle la culpa de todo”, asegura el portavoz de los hosteleros, lamentando por último que el cincuenta por ciento de los locales que ahora tiene que cerrar ya no podrán volver a abrir.

Por su parte el portavoz técnico del Comité de Seguimiento Covid, asegura que esta medida en bares y restaurantes, se ha tomado en los países europeos como salvaguardia ante un posible colapso sanitario, “es una medida extrema, pero necesaria si queremos afrontar con expectativas de éxito el durísimo mes que nos vaticina la evolución de las cifras en la Región”, indicó Pérez.

La situación sanitaria, explicó, “está en un momento crítico, tenemos que salvar vidas, este es la situación actual, en la que los ingresos medios han aumentado estos últimos días, al igual que la edad de los ingresos”.

Ante este aumento, la Consejería ha puesto en marcha el Plan de Contingencia que permite incorporar hasta 500 camas hospitalarias más, y triplicar el número de camas UCI, llegando hasta las 350.

Desde el Comité de Seguimiento Covid, “hacemos un llamamiento a esa sociedad ejemplar que nos sacó de la primera oleada para que extreme las salidas domiciliarias a las cuestiones básicas como ir al trabajo, al centro educativo, a comprar lo básico y necesario”, enfatizó el portavoz.