Tras más de dos meses de confinamiento, Bodegas BSI retomaba la semana pasada sus actividades enoturísticas y reabría sus puertas para las visitas a su bodega.

Bodegas BSI ha trabajado pensando en sus clientes

“Ha sido un periodo muy duro. Cuando mejor estábamos, con una agenda completa en el departamento de Enoturismo, tuvimos que aplazarlas todas, que no suspenderlas. Por suerte esta bodega no ha tenido que realizar ningún ERTE, ni nada parecido, hemos trabajado pensando en nuestros clientes y puedo decir que la venta online en este periodo ha aumentado en un 80%”, afirma Magui Gómez, responsable del departamento de Enoturismo y relaciones públicas.

En la fase 2 recuperaban las visitas a la bodega

Magui Gómez, relaciones públicas y responsable del departamento de Enoturismo

Magui Gómez

Con la entrada en la Fase 2, el pasado 25 de junio, este tipo de actividad turística y en pequeños grupos está permitida, por lo que desde el departamento de Enoturismo se pusieron en contacto con todos esos clientes a los que se les había aplazado la visita tras el decreto de Estado de Alarma. “El 25 de junio me puse en contacto con todos mis clientes para comunicarles que habíamos vuelto. La respuesta no ha podido ser mejor y además me gusta que se interesan por la seguridad”, explica la responsable de enoturismo en BSI. Con respecto a la seguridad en las visitas, ya antes del confinamiento en BSI se tenía una política de grupos reducidos.

Grupos reducidos de 10 personas

“Prefiero tener muchos y pequeños grupos. Aunque somos una bodega grande y tenemos mucho espacio, no nos gusta masificar las visitas. El contacto con el cliente es crucial, que no se sientan uno más. Entonces, para nosotros acotar ahora en número de personas por visita no nos ha supuesto nada extraordinario”, explica Magui Gómez que matizaba que, “A pesar de esta reducción en el aforo, los clientes lo agradecen y se marchan más que satisfechos de BSI”.

Adptándose a las nuevas circunstancias

Desde la bodega explican que la vuelta a la normalidad en cuanto a lo que el enoturismo se refiere irá como las fases, de manera escalonada. De hecho BSI hubiera celebrado en pocos días su Música Entre Vinos 2020 con un aforo superior a las 300 personas pero ahora en cambio no pueden pensar en ninguna actividad que supere el medio centenar.

Optimismo para lo que resta de 2020

“Esto ha sido un parón y una vuelta a empezar, pero la gente está deseando recuperar su vida normal. Esta nueva normalidad es la que nosotros debemos integrar en el ambiente de la bodega, cuanta más seguridad le des a tus clientes más te lo agradecerán”, nos explica la responsable del departamento de Enoturismo, que no duda en que todas las medidas de seguridad que ellos aplican en sus visitas las aplicarán el resto de agentes que forman todo el paquete enoturístico de Jumilla, como son los restaurantes, los hoteles y los comercios, “todos estamos poniendo todas las medidas, todo nuestro amor y cariño para recibir a los turistas. Yo creo que todo va a ir bien, de hecho nosotros el sábado pasado tuvimos visitas y este próximo sábado volvemos a tener” afirma Gómez.

Volverá ‘Vendimias en familia’

Por último, otra de las actividades enoturísticas y característica de BSI es ‘Vendimias en familia’, que este año realizarán de nuevo pero adaptándose a las medidas que deban contemplar para cumplir con los estándares de seguridad.

“Vendimias en familia es una actividad que desde luego haremos. Reduciremos el aforo y, aprovechando que la bodega es muy grande, ubicaremos a lo largo de ella los distintos habitáculos dependiendo de las personas. Los niños y los padres podrán venir y entender lo que es la cultura del vino”, explica Magui Gómez, que concluía adelantándonos que la secuencia de actividades que tienen programadas para 2020/21 será impresionante.