La alcaldesa de Jumilla, Juana Guardiola, y los concejales de Obras y Tráfico, Francisco González y José Antonio Jiménez, han presentado las obras de adaptación y mejora de la Plaza del Camionero Juan Soriano, acompañados por varios concejales del Gobierno Local, técnicos de Aguas de Jumilla y municipales, así como presidente y componentes de Cotraju, camioneros y familiares de Juan Soriano, cuyo nombre lleva la plaza. El ingeniero, Antonio Pablo Nicolás, ha sido el encargado de explicar la parte técnica de las actuaciones realizadas.

Se ha transformado en una glorieta oval sin semáforos

Se ha transformado en una glorieta oval sin semáforos

La antigua plaza se ha transformado en una glorieta oval sin semáforos con el objetivo de descongestionar el tráfico de esta zona y ganar en seguridad al confluir en la misma cuatro avenidas y una calle. Cuenta con dos calzadas de dos vías de 4 metros cada una con sus correspondientes aceras adaptadas, señalización nueva, así como nuevas farolas tipo led y continuación del carril bici de avenida de la Libertad.

El monumento al Camionero ha sido colocado sobre una peana

El monumento al Camionero ha sido colocado sobre una peana

El proyecto, obra del arquitecto Bernardo Simón, ha incluido la construcción dentro de la glorieta central de una fuente ornamental circular con efectos de agua y focos sumergibles led de distintos colores. Además, se ha instalado una peana de hormigón donde se ha reubicado el Monumento al Camionero, tres mástiles con las banderas nacional, regional y local, así como un mural en el suelo con piedra decorativa que simula el término municipal de Jumilla. En el otro extremo, se ha instalado una recreación a la ‘quinta rueda’ de los camiones, un mecanismo de seguridad que se utiliza para mantener el remolque acoplado al camión. Se ha instalado, además, un mural cerámico similar al que se encontraba en la confluencia entre Reyes Católicos y Libertad.

Monumento a la "quinta rueda"

Monumento a la “quinta rueda”

Con el objetivo de evitar posibles inundaciones se han construido varios imbornales tipo buzón en diferentes puntos que garantizarán la entrada de la escorrentía, quedando camuflados bajo la acera. Se ha renovado, además, el sistema de recogida de aguas pluviales.

Las obras han sido llevadas a cabo por la mercantil Construcciones Ruiz Alemán, a través de Riegos Ago, por 298.900 euros tras un proceso de licitación en el que se presentaron 12 empresas.

Tanto la alcaldesa como los concejales han mostrado su satisfacción por el resultado de las obras. “Hemos ganado en fluidez de tráfico en esta zona tan concurrida, tal y como ha quedado demostrado en las semanas que la plaza lleva abierta. Al mismo tiempo, se ha ganado en seguridad y se ha mejorado una zona habitual de acumulación de aguas cuando llueve”, ha indicado Juana Guardiola.