La Consejería de Educación ha determinado que los docentes de los centros educativos donde no haya educación presencial, (el caso de Jumilla), podrán solicitar el teletrabajo.

Antonia María Ruiz, directora pedagógica del CC Santa Ana

Antonia María Ruiz, directora pedagógica del CC Santa Ana

COLEGIO CONCERTADO SANTA ANA

Eso vendrá bien en los colegios que no estén dotados con suficiente tecnología para dar las clases virtuales, ya que los maestros como ya casi cualquier mortal, disponen en su vivienda de equipo suficiente para hacerlo, pero no es el caso del CC Santa Ana, ya que gracias a los donativos de los padres, al ser un colegio concertado, cuentan en la mayoría de las aulas, con un ordenador, conexión a Internet y webcam par dar las clases online, nos cuenta Antonia María Ruiz Sánchez, directora pedagógica del Santa Ana.

En este centro han optado por la plataforma Clasroom, por lo intuitiva y fácil de manejar que es, posibilita además poder contar con el apoyo de las familias, sobre todo para ayudar a los más pequeños, los niños de infantil y el primer tramo de primaria, basta con tener un teléfono móvil, una tablet o un ordenador para poder seguir las clases online.

Antes del inicio de curso hubo tiempo de reunirse con los padres para poder explicarles como serían las clases semipresenciales, y en ese momento también se barajaba la clases online, todos los alumnos han tenido ya ocasión de conectarse con los maestros.

En el anterior confinamiento estudiaron en el Santa Ana la situación de cada alumno en cuanto a necesidades de equipamiento para una posible vuelta al cole no presencial. Ante las carencias encontradas, y como se ha hecho en otros centros, la Consejería de Educación ha enviado unas tablets, también los maestros han donado viejos teléfonos o tablets e incluso ordenadores retirados del centro para conseguir que ningún alumno se quede atrás en este escenario sin presencialidad en las aulas.

Para cuando se acabe esta situación “no presencial”, en el Colegio Concertado Santa Ana lo tiene todo preparado para abrir de nuevo sus puertas y recibir a los alumnos, el centro cumple con todas las pautas recomendadas en el Plan de Contingencia que les ha hecho llegar la Consejería de Educación.

María Francisca Mateo, directora del CC Cruz de Piedra

María Francisca Mateo, directora del CC Cruz de Piedra

COLEGIO CONCERTADO CRUZ DE PIEDRA

Lo de que Jumilla volvería a Fase 1 y no se podrían dar clases presenciales era algo que en algunos centros educativos ya sospechaban, como es el caso del Colegio Concertado Cruz de Piedra, por eso su comunidad educativa ya tenían un plan de contingencia elaborado para poder dar las clases de forma telemática, cual es el problema? Pues que no han tenido tiempo “presencial” para poder explicarlo a los alumnos y familiares. Están dedicando esta semana a ponerse en contacto con todos para darles las pautas a seguir en esta modalidad a distancia.

Los niños quieren estar en las aulas, nos explica la directora del Centro María Francisca Mateo, “ ellos no querían estar en sus casas otra vez y encender el ordenador, eso estuvo muy bien antes, era una novedad, ahora no es una novedad, ahora es algo que saben como funciona y que no les gusta”. Aún así hay que adaptarse a esta situación que está lejos de la normalidad.

A las dificultades que suponen las clases online hay que añadirles otros factores que juegan en contra, como la presión que soportan los docentes o el cambio continuo de normativas por parte de las autoridades regionales, “es un caos, una desorganización total” indica la directora y añade en relación a la situación económica de algunas familias, ”por mucho que queramos todo el mundo no accede a lo telemático de la misma manera, estamos dividiendo la educación en clases sociales”. Pide María Francisco el esfuerzo conjunto de todos los centros, de las autoridades, de las familias y de los Ayuntamientos, para que todo el mundo acceda a la educación de la misma manera.

Al colegio Cruz de Piedra también han llegado unas tablets para prestar a los alumnos que no tengan medios para seguir el curso online, pero no son suficientes y han tenido que priorizar en su reparto. Concluye la directora del centro reclamando una enseñanza telemática de calidad, “nunca igual que la presencial pero que se acerque lo máximo posible”