El número de hectáreas de viticultura ecológica cultivadas en España creció desde las 53.000 en 2009 hasta 106.000 en 2017, mientras que en el mismo período de tiempo las bodegas aumentaron desde 408 a 939, de acuerdo con un comunicado facilitado por la Asociación Vida Sana (AVS). Estos datos confirman el crecimiento del sector “a un ritmo sostenido”, según la información facilitada por el antiguo Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a esta organización, encargada de organizar las sucesivas ediciones de BioCultura.

La demanda de vino ecológico cada vez es mayor

Esta superficie cultivada de viñedo ecológico convierte a España en el primer país del mundo en este tipo de productos y uno de los que más proyección tiene para seguir creciendo en los próximos años, ha apuntado AVS.

La D.O. Jumilla es pionera en el cultivo en ecológico

En este sentido la Denominación de Origen Protegida Vinos Jumilla es pionera ya que más de la mitad de la superficie de sus viñedos es ecológica y en el municipio de Jumilla la cifra aumenta hasta el 97%.

La superficie de cultivo de vid en ecológico está aumentado

El área destinada a la producción de vino ecológico representa el 11,2% de la superficie total de viñedo, a nivel nacional, pero se espera que vaya en aumento porque “la demanda no deja de crecer a nivel mundial” y la previsión apunta a un incremento “de forma sostenida y durante muchos años”.

El mercado del vino ecológico crece frente al ‘crecimiento plano’ del resto de mercado de alimentación y bebidas

De hecho, en 2017 el mercado ecológico español aumentó un 14%, con lo que mantiene un crecimiento de doble dígito frente al “crecimiento plano” de apenas un 2% en las ventas del total del mercado de alimentación y bebidas, añade el comunicado.

La AVS ha recordado que la producción del vino ecológico emplea prácticas “respetuosas con el medio en la que se practica”, evita herbicidas, insecticidas y abonos químicos y produce racimos de uvas cuyos frutos “son mucho más sanos desde un punto de vista vegetativo”, es decir, uvas con menos agua y más extracto seco.