La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha dado la razón a la Consejería de Agricultura y Agua que denegó a una empresa la puesta en marcha de una cantera de arenas de silicio porque la misma podía afectar negativamente al medio ambiente y a un búho real que anidaba en la zona y que tenía aquel espacio como área de vuelo.

La situación se remonta a enero de 2011, cuando la dirección general de Patrimonio Natural y Biodiversidad denegó a la empresa recurrente la concesión para ocupar unos terrenos en un monte de utilidad pública de Jumilla, decisión que, en abril de 2013, encontró el respaldo de la Consejería al desestimar el recurso de alzada interpuesto contra aquella decisión.

audiencia-provincial-murcia

Audiencia Provincial de Murcia

En su recurso contra la orden que no accedió a lo solicitado, la empresa acudió al TSJ a través de un recurso en el que alegó que la misma debía ser declarada nula por vulneración del derecho de igualdad, ya que con anterioridad sí se había dado el oportuno permiso a otra cantera. También expuso que, igualmente, la orden vulneraba lo dispuesto en la ley de Montes y demás legislación forestal que era de aplicación a este caso. Como conclusión, señaló que no existía impedimento legal para ser opuesto a la ocupación temporal de unos espacios para la apertura de la cantera.

La Sala de lo Contencioso, al desestimar el recurso, dice que lo hace porque los informes técnicos incorporados a las actuaciones permiten deducir que esa actividad sería perjudicial para el medio ambiente.

“La administración hace prevalecer el mantenimiento del monte y su función de utilidad pública actuales sobre cualquier actuación que modifique el estado ya existente”, señala la sentencia.

Dice así mismo que el transporte de las extracciones obligaría a ampliar la anchura del camino con que se cuenta hasta ahora, lo que supondría otro impacto negativo, con alteración del hábitat del búho real “que esta acreditado que campea en la zona”.

Frente a lo alegado de que este animal caza de noche, por lo que no coincidiría su actividad con la de la cantera, la Sala dice que también está recogido en el proceso judicial que este ave, en primavera, también lo hace de día.