El pasado viernes comenzó en la Audiencia Provincial de Murcia el juicio contra el vecino de Jumilla al que se juzga, ante un jurado popular, acusado de haber matado a un hombre (conocido popularmente en nuestra ciudad como ‘Miguelico el Carpintero‘). El procesado, Nicolás G. G.,reconoció que le dio un empujón, “porque no paraba de insultarme”, pero que no esperaba su muerte, aseguró.

El fiscal, que pide una condena de 15 años de prisión, recordó que el 8 de noviembre de 2015 coincidieron en un bar la víctima (M. V.) y el agresor, y éste relató que el primero comenzó a proferir frases insultantes contra él y que le siguió cuando se dirigió a la casa en la que pernoctaba y como no cesaba en sus insultos, le dio un empujón.

Según el acusado, M.V. quedó tendido en el suelo, pero que tenía los ojos abiertos y estaba consciente, por lo que no podía esperar su fallecimiento.

Además, dijo que en la vivienda entraban otras personas, y que, de hecho, al regresar por la tarde, estaba cerrada, cuando él la había dejado abierta al salir.

A preguntas de su defensa, aseguró que en la casa debían entrar otros moradores, ya que en ocasiones observó que le faltaba ropa y que, a veces, sus prendas no aparecían en el mismo lugar en el que las había dejado al marcharse.

El procesado negó que mantuviera enfrentamiento alguno con el fallecido.