El grupo municipal popular argumenta que las alergias en la población son cada vez más frecuentes. Algunos estudios indican que las enfermedades alérgicas constituyen un problema de salud pública a nivel mundial. El 30% de la población mundial está afectada por una o más enfermedades alérgicas. En nuestro país, una de cada cuatro personas padece algún tipo de trastorno alérgico. También indican que el 25% de la población infantil sufre algún proceso alérgico.

Potenciar las plantas hipoalergénicas

Plantas hipoalergenicas

Los populares pretenden que se potencien en Jumilla las plantas hipoalergénicas

La primavera es además un momento de especial cuidado para las personas que sufren de alergia. Una de las principales causas del aumento de enfermedades alergénicas, está en la contaminación y la plantación de especies alergénicas. Y uno de los focos que más alergias generan son ciertas especies de árboles y plantas, como el olivo, encinas, castaños, artemisa, ciprés, gramíneas, ortigas de campo, etc.

Pero, continúa el PP, por suerte hay alternativas como el ciruelo, almendro, lavandas, romero, claveles, etc, que son especias hipoalergénicas, y también existen técnicas de mantenimiento de árboles y plantas que pueden reducir los niveles de polen como podas controladas en invierno previas a la floración.

En base a lo anterior, los populares entienden que el Ayuntamiento puede y debe poner en marcha medidas conducentes a reducir, en los espacios públicos, los perjuicios que las alergias producen en los ciudadanos del municipio.

Petición al Pleno de la Corporación

Es por ello por lo que pedirán al Pleno que se sustituyan progresivamente las especies alergénicas por otras hipoalergénicas en el municipio. También que se elabore un mapa “de alergias” en el que conste un inventario actualizado con las plantas y arbustos existentes en el municipio, e indicando para cada una de ellas si son alergénicas o hipoalergénicas.

Y por último, tener en consideración planes específicos en las tareas de mantenimiento de los jardines y zonas verdes, para minimizar los efectos que provocan determinadas especies en las personas alérgicas.