bodegas-viña-campanero-productos

El cuidado en la presentación de sus productos es una prioridad

Javier Carcelén González, no viene de una familia de bodegueros, pero se hace novio de una hija del desaparecido Ignacio Cutillas, dedicado y siempre amante del vino, pronto le hizo sentirse atraído por algo desconocido para el y empezó a trabajar en este mundo. Un hombre cuya ilusión era crear su propio sueño. Para lograr grandes cosas no se debe solo soñar sino también actuar, no solo planear sino también creer y cada persona forja su propia grandeza”, señala en nuevo Bodeguero Mayor.

Ignacio Cutillas ‘padre’ del proyecto

En 2002 Ignacio Cutillas junto al que hoy es el enólogo , su hijo Pedro, sus dos hijas, su mujer y Javier Carcelen, nace Bodegas Viña Campanero, una bodega familiar con la ilusión, el ímpetu y la vocación de elaborar una producción única y limitada de vinos de gran calidad. Difíciles comienzos, pero la nueva bodega empezaba a ser una realidad, siempre con la figura de un hombre cuya grandeza residía en trasmitir amor, alegría, paz, amabilidad y bondad, y que les enseñó “lo que ningún libro lleva escrito, que nada se consigue sin entusiasmo, que no hay que soñar, hay que despertar y luchar por lo que quieres“, recuerda Javier Carcelén.

Bodegas Viña Campanero fue creciendo despacito, con esfuerzo, año tras año, con momentos buenos y menos buenos pero siempre vivos en un mundo de grandes. Tristemente en el año 2015 el referente de la bodega (Ignacio Cutillas) falleció y Javier Carcelén pasó a formar parte de este sueño a tiempo completo tras estar compaginándolo con su trabajo desde el principio.

cuco-bodeguas-viña-campanero

Viejas viñas ‘monastrell’ de Bodegas Viña Campanero

Javier señala que “afortunadamente su legado es muy importante, nuestra grandeza se mide en esos instantes en los que nos enseñó que la honradez en todo lo que haces y dices es la única forma de proceder. Nos enseñó que la solidaridad, la paternidad y sentirse unido es la única manera de sobrevivir en un mundo hostil. Nos enseñó que el respeto y la tolerancia son necesarios para una buena convivencia y armonía. Nos enseñó que la comprensión es el sentido de ponerse en el lugar de los demás. Nos enseñó modestia y humildad para mostrarnos en un plano de igualdad hacia todo el mundo, y por ultimo nos enseño gratitud para compensar el buen hacer de los demás. Por suerte tenemos a nuestro enólogo, su hijo Pedro Jose Cutillas Jimenez una viva imagen de su grandeza en todas sus proporciones”

Bodega familiar, elaboración artesanal

A día de hoy Bodegas Viña Campanero, bodega familiar, elabora una producción única y limitada de vinos de gran calidad con una cuidada elaboración artesanal con el 80 % de su producción en ecológico con una selección de las mejores uvas de viñedos propios monastrell pie directo. Sus vinos ‘Vegardal‘ y ‘Cuco del Ardal‘ son vinos equilibrados y muy bien estructurados que resaltan por su gran calidad y originalidad.

bodegas-viña-campanero

Bodega caracterizada por su elaboración artesanal