Seve González ha recordado que la PPR fue aprobada en el Congreso de los Diputados el 26 de marzo de 2015, como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana y con los únicos votos a favor del Partido Popular, con el objetivo de impedir que los delincuentes más peligrosos que no han demostrado capacidad de reinserción puedan volver a la sociedad poniendo en peligro la seguridad de las personas.

recogida-firmas-jumilla-pp2

Recogida de firmas del PP para la no derogación de la PPR

“Estamos hablando de asesinatos en los que concurra una específica circunstancia agravante como genocidios, asesinato de menores o violaciones en serie, y su mantenimiento está sustentado en argumentos de peso más que suficientes”, ha manifestado González, quien ha apuntado que contrariamente a quienes la rechazan y piden su derogación, la PPR no es una cadena perpetua ya que cumplida una parte de la condena, que oscila entre 25 y 35 años, la justicia revisa de oficio si la prisión debe ser mantenida cada dos años; respeta la Constitución y esta avalada por el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos; además existe en muchos países en nuestro entorno, como Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Austria, Suiza o Dinamarca.

“Desde el Partido Popular hemos defendido, defendemos y defenderemos su constitucionalidad y proporcionalidad y no sólo apostamos por mantener su permanencia sino también proponemos extenderla a otros supuestos de aplicación”, ha declarado González, quien ha recordado que fue el Partido Popular, en 2015, el único partido que apoyo que nuestro Código Penal recogiese la PPR; que fue el PSOE y Pedro Sánchez, instalados en el “no es no”, quien la recurrió al Tribunal Constitucional, a sabiendas que está avalada por el Derecho Internacional, que está normalizada en Europa e implantada desde hace décadas en casi la totalidad de países de nuestro entorno europeo, a excepción de Portugal y Croacia; que fue Ciudadanos, hace apenas dos años, quien firmó un acuerdo de investidura con el PSOE de Pedro Sánchez incluyendo en las 200 medidas firmadas, la derogación de la PPR; que también fue la oposición en octubre de 2016, con la abstención de Ciudadanos que la calificó de “demagogia punitiva”, quien exigió al Gobierno su derogación, y que ha sido Ciudadanos quien ha activado y acelerado recientemente su derogación, pasando del no a la PPR en febrero de 2016-, a la abstención -en octubre de 2016-, para llegar al 2018 pidiendo el endurecimiento de los supuestos de la misma.

Para terminar González ha manifestado que “queremos recoger los testimonios de la sociedad jumillana para sumarlos a las voces de más de 2 millones y medio de españoles que están en contra de su derogación”.