Vibrante partido el que se vivió en la matinal del domingo en el Carlos García, correspondiente a la jornada 23 de Segunda División B entre Jumilla FS y el Valdepeñas.

La posición de Valdepeñas en la tabla no hace justicia al juego desplegado en el Carlos García

A priori debía ser un partido cómodo para los locales que recibían al colista del grupo IV pero el rival plantó batalla hasta los últimos segundos de encuentro.

Al contrario de lo que viene sucediendo partidos atrás en casa, comenzó adelantándose el equipo local a los cuatro minutos con el gol de Alberto, tras disparo lejano con la zurda.

En la primera mitad el equipo rival consiguió igualar el marcador en dos ocasiones

Sólo un minuto más tarde Valdepeñas empató el encuentro con el gol de Félix al picar el balón ante la salida del guardameta local, Domingo.

El partido estaba muy equilibrado y sólo dos minutos después volvía a adelantarse Jumilla con el gol de Dani tras la ejecución de un penalti (2-1).

Jumilla se cargó de faltas muy rápido

Hasta este momento el dúo arbitral estaba poniendo el listón muy alto y Jumilla se cargaba de faltas, tanto que antes de llegar al minuto 10 de la primera mitad los chavales de Franco ya habían acumulado cinco faltas.

Esta circunstancia provocó que en el minuto 11 Valdepeñas tuviera su primera oportunidad desde el doble penalti. El encargado de lanzar fue Carlos, que no falló para empatar una vez más el partido (2-2).

Dos minutos después volvió a marcar Carlos para su equipo, dejando el marcador en el 2-3 con el que se pasó a vestuarios.

En la segunda parte se vio a un conjunto vinícola mas vértical

En la segunda mitad el equipo local salió con mucho cuidado para no volver a cargarse de faltas, demasiada cautela quizás, por que los dos primeros minutos Valdepeñas tuvo varias ocasiones para haber abierto brecha en el marcador.

En el minuto 23, sin embargo, Patri consiguió el empate a tres tras cesión de Alberto.

Sería este mismo jugador el que en el minuto 29 subiría el 4-3 para Jumilla con una gran galopada desde atrás para batir al portero con un fuerte disparo con su pierna mala.

El equipo rival sacó portero-jugador a falta de dos minutos para la conclusión

Con el 4-3 en el marcador Jumilla tuvo varias ocasiones para haber matado el partido, esto no fue así y a falta de dos minutos para la conclusión Valdepeñas se la jugó con portero-jugador y le salió bien, en uno de sus últimos ataques cuando apenas quedaban 37 segundos para el final del partido llegó el gol del empate tras recoger Carlos el rechace de un defensa vinícola.

Al final empate a cuatro tantos ante el colista del grupo IV, y un punto que como diría el entrenador local a la conclusión, “es un punto que no me sirve para nada, es como si hubiéramos perdido”.