El concejal no adscrito Benito Santos, alega que a mediados de los 60 se inició una salida de gran cantidad de albañiles jumillanos hacía lugares limítrofes, sobre todo de la costa levantina, (Santa Pala, San Juan, Torrevieja, Alicante, Benidorm, etc.) para realizar apartamentos, pisos, chalets y reformas en viviendas.

Fueron años que trajeron muchos ingresos a Jumilla que supusieron un impulso a la economía y desarrollo hasta que la crisis de la burbuja inmobiliaria estalló con las consecuencias que aún estamos padeciendo y que nunca nada volverá a ser igual.

En todos los lugares de este país solemos ver en plazas y calles reconocimientos de agradecimientos a quienes fueron motores que impulsaron la economía del lugar: pescadores, agricultores, camioneros, etc. Por lo que Santos insiste en que ya va siendo hora que Jumilla salde esa deuda con todos los albañiles que contribuyeron a salir del estancamiento de su economía colocando en zona transitada un monumento homenaje.

Para ello propone que se coloque una placa homenaje con el siguiente texto: “El Ayuntamiento de Jumilla en Sesión Plenaria el día 26 de febrero de 2018 acordó público reconocimiento al gremio de la construcción por su ejemplar trayectoria tanto personal como profesional que contribuyó al desarrollo económico de su ciudad natal.

Y además que se coloque en la zona ajardinada que hay frente al edificio Alpicoz (en Barón del Solar), un pequeño monumento a tamaño natural de una paleta y un ladrillo.