La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de la Región de Murcia ha manifestado su oposición a las nuevas restricciones establecidas por el Ministerio de Agricultura en la aplicación del purín y estiércol en las superficies agrícolas, cuyo cumplimiento condiciona a agricultores y ganaderos a la hora de percibir las ayudas de la PAC de este año 2018.

Según la organización “esta nueva exigencia encuadrada en la normas que deben cumplir los beneficiarios de la PAC, ha sido tomada a traición y sin ningún tipo de consulta o consenso con el sector, de forma que nos ha pillado por sorpresa y sin contar con los equipos necesarios para poder cumplirla”.

El Real Decreto que entró en vigor el 1 de enero establece la prohibición de aplicar los purines mediante sistemas de plato o abanico, obligando a disponer de una maquinaria específica que permita su inyección directamente en el suelo, lo que hace inservible la gran mayoría de la maquinaria que disponen los agricultores, teniendo que acometer su difícil y costosa adaptación, o adquirir una nueva.

“Es totalmente imposible que todos los metros cúbicos de purines que se generan en el sector ganadero sean tratados de ese modo desde ya mismo por la falta de maquinaria disponible, de forma que en caso de seguir adelante esta norma, habría que sustituir mucha maquinaria por una nueva, cuando en la mayoría de los casos, no ha sido amortiza por sus propietarios, con el riesgo de que se produzca una burbuja en torno a esta necesidad, y que algunos pretendan hacer caja a nuestra costa”, apuntan desde UPA.

Esta situación ha llevado a UPA a exigir a la Consejería de Agricultura que ponga en marcha todos los mecanismos posibles para establecer las excepcionalidades que contempla la normativa nacional, atendiendo a las características específicas de las explotaciones, orografía y climatología, considerando que cualquier medida que afecte al sector debe ser consensuada, y cuando requiere nuevos medios para su aplicación como es este caso, su entrada en vigor debe hacerse de una forma escalonada, de forma que se evite la penalización de los agricultores por algo que desconocían o por no disponer de los medios adecuados para cumplirlo.

Esta situación además lleva a UPA a reiterar su petición a la Consejería de Agricultura la puesta en marcha con carácter de urgencia de un “Plan Renove” de la maquinaria a nivel regional.