Partido de los que hacen afición en el Carlos García, en el que estuvieron presentes todos los ingredientes necesarios para disfrutar de un gran partido: emoción, intensidad, goles y deportividad.

El gol tempranero del equipo rival levantó los fantasmas del último partido en casa

Comenzó el partido con algo de tanteo entre los dos equipos, pero pronto, a los 3 minutos de juego llegó el gol de Álex, para los visitantes en un despiste de la defensa local.

Parecía que el partido podría ser un “calco”, al de la semana anterior frente a Leganés, en el que Jumilla, también comenzó perdiendo, pero nada más lejos de la realidad.

Esta vez la iniciativa del partido correspondía a los locales, con jugadores como Alberto intentando desbordar constantemente, convirtiéndose en una pesadilla para los rivales.

Al descanso se llegó con el 0-1 aunque los jumillanos merecieron el empate.

Aunque en la primera mitad los de Franco no abrieron la lata, siguieron fieles a su juego

En la segunda mitad, CFS jumilla siguió fiel a su juego, presionando la salida de balón, y con gran movilidad de sus jugadores. En una jugada a balón parado llegó el empate de los locales, por medio de Alberto en el minuto 5, marcando por la escuadra.

Cuando faltaban cinco minutos y medio para el final, fue expulsado el jugador visitante Luis, circunstancia bien aprovechada por Sergio para adelantar a Jumilla en el marcador, 2-1.

A cuatro minutos del final los madrileños jugaron con portero jugador y no tardaron en empatar el partido, por medio de Robert, tras una extraordinaria jugada de tiralíneas.

El definitivo 3-2 lo consiguió de nuevo Sergio con los madrileños renunciando al portero jugador.

Tete se convirtió en el salvador de los locales tras sacar varios balones en la línea de gol, en los agónicos minutos finales

En definitiva un gran partido que deja a los jumillanos en la zona media de la tabla, y la afición que se dio cita en el Carlos García, con un gran sabor de boca.

El jugador visitante, Robert, protagonizó la jugada deportiva de la jornada

CON LETRAS MAYÚSCULAS: Robert protagonizó la jugada del partido, digna de ser mostrada en todas las escuelas de fútbol, como ejemplo de deportividad, a los dos minutos de comenzar la segunda mitad, con su equipo ganado 0-1, tras una jugada en la que quedó tendido un jugador del CFS Jumilla, sin señalar falta los árbitros, envió el balón fuera de banda cuando sólo tenía que encarar portería junto a otro compañero suyo (dos contra el portero local); hubiera supuesto, seguramente, el 0-2 para su equipo.