Para Mabel Lozano, modelo y actriz en su día, directora de cine en la actualidad, todo empezó con la joven rusa Irina, una chica que estudiaba Medicina en su país, le dijeron allí que en un año trabajando de camarera en España podría pagarse el resto de la carrera y aprender el idioma. Ella se lo creyó. Fue secuestrada, violada y vendida. ‘No son tontas, son personas empoderadas y valientes, que salen de su país para buscar una oportunidad’, dice la directora.

El documental ‘Chicas Nuevas 24 Horas’, de Mabel Lozano, protagonizó ayer la campaña puesta en marcha por la Concejalía de Igualdad por el Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres y niños. Mabel lo presentó a los alumnos de Bachillerato de los dos institutos de Jumilla en el Teatro Vico.

Esta película tiene la capacidad de generar reflexión y debate, que es el objetivo de esta campaña contra la explotación sexual, una realidad que mueve en el mundo. El documental cuenta las tragedias personales, el sufrimiento de las víctimas, el placer del que solicita el servicio y todos los detalles que se suelen desconocer sobre el tema.

La trata de personas es un delito contra la integridad del ser humano, y es un negocio ilegal que utiliza a las mujeres, adolescentes e incluso niños como mercancía para obtener su ganancia.

 ‘No son tontas, son personas empoderadas y valientes, que salen de su país para buscar una oportunidad’, dice la directora.

mabel

 

 

 

 

 

Mabel Lozano deja alguna reflexiones tan duras como realistas: son víctimas de exclusión social y legal. Pobres, guapas y con cargas familiares, y denuncia que ‘uando tu cuerpo vale cinco euros, tu vida no vale nada’.

La toledana Mabel Lozano estudió cine y se convirtió en documentalista, sus trabajos son ‘Voces contra la trata de mujeres’, ‘Tribus de la Inquisición’ y Chicas Nuevas 24 Horas.