El año competitivo en Asia concluye este domingo para Salvador Guardiola con la disputa del Tour de China II, carrera de categoría 2.1 en la que se miden veintidós formaciones de Europa, América, Asia y Oceanía. Una carrera en la que toman especial relevancia los velocistas, ya que cuatro de sus cinco etapas parecen destinadas a concluir en forma de llegada masiva.

plano-tour-china-iiLa jornada inaugural, el pasado martes, contó con un trazado de 118 km y un puerto de cuarta categoría en la parte final de un trazado que conduce hasta la sede del gobierno en Ximaxiang, en la zona centro-este del país. Otra de las características de esta carrera son los largos traslados entre etapa y etapa. De hecho, entre la cuarta y la quinta especial, los corredores tendrán una jornada de descanso para afrontar los casi 1.100 kilómetros de distancia entre el final del viernes y el inicio del domingo.

Guardiola ha declarado que tiene muchas ganas de acabar bien y de mantener el nivel mostrado desde inicio de año en todo el calendario UCI Asia Tour. Se trata de una prueba con bastante nivel, en la que participan tres equipos italianos de Profesional-Continental y varias formaciones con hombres rápidos.

El estado de forma del ciclista jumillano es bueno, trabajando en Japón desde que acabó Hokkaido y con ganas de conseguir algo bonito en este Tour de China II.

Salva Guardiola regresará a España para afrontar la parte final de una temporada que comenzó el 1 de febrero con la primera etapa de la Volta a la Comunitat Valenciana y en la que por el momento suma una victoria y doce puestos en el top 10 en poco más de treinta días de competición, concluyendo entre los diez mejores la general de todas las vueltas por etapas disputadas esta temporada en suelo asiático.