La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA, ha calificado las lluvias caídas en los últimos días, y que se prevé que continúen hasta el viernes aunque más débiles, como “muy beneficiosas para el campo” y ha añadido que por una vez, “la meteorología ha venido a tapar las deficiencias de la planificación hidrológica, con lluvias que pueden suponer la salvación transitoria de muchos cultivos y producciones”.

El Altiplano es una de las zonas de la Región donde las precipitaciones han sido mayores

Las lluvias caídas hasta la mañana de hoy oscilan entre casi los 50 litros por metro cuadrado en el Altiplano hasta los 20 de zonas como Totana o Archena. Cantidades que pueden incrementarse entre hoy y mañana viernes, según las previsiones de la AEMET.

Según UPA, con estas precipitaciones, generalizadas aunque con diferente intensidad en toda la Región de Murcia, se produce un gran beneficio para la totalidad de cultivos y producciones agrícolas, si bien no se van a materializar en aportaciones a los pantanos que permitan abandonar la situación de emergencia de la Cuenca del Segura.

Las plantaciones de almendros, olivos y vid son las más beneficiadas con estas lluvias

Los principales efectos en opinión de UPA para la zona del noroeste y el Altiplano son que las lluvias suponen un gran alivio para las plantaciones de almendro, en situación precaria por la sequía y ausencia de precipitaciones y para el olivar, cuyas producciones se estaban viendo afectadas y que podrán experimentar una ligera recuperación de cara a la mejora de la calidad y cantidad de la cosecha.

En cuanto al cultivo de la vid, los efectos de la lluvia también serán beneficiosos, tanto para la viña como para la cosecha, siempre que tras este episodio de lluvias la climatología permita que desaparezca la humedad. En aquellas zonas donde no se había empezado a vendimiar, el inicio podría retrasarse unos días.

A pesar de las lluvias, las exigencias al Gobierno no deben parar

Por último UPA espera que el episodio de lluvias transcurra sin que se produzcan efectos negativos para el campo, como inundaciones o la caída de pedrisco que pueda dañar producciones y cultivos como ha ocurrido en otras zonas del país y advierte que esta verdadera ‘agua de mayo’ que está cayendo ahora a finales de agosto no puede en modo alguno propiciar una tregua en la exigencia de actuaciones al Gobierno de España ni de la actividad de la Mesa del Agua, cuya convocatoria debería producirse en los próximos días.