Este pasado domingo, en el marco incomparable del atrio del convento de Santa Ana del Monte, en Jumilla, el hermano Fr. Francisco Javier, estrenó su sacerdocio, recibido el sábado en Madrid, presidiendo su primera eucaristía. Según las crónicas franciscanas la anterior celebración de un semejante acontecimiento data del 11 de julio de 1966 en el que cantó su primera misa Fr. José María Bustamante Lozano, franciscano y natural de Jumilla.

PRIMERA MISA JAVIERCobijados bajo el olmo que cubre el atrio, los padres, hermanos y sobrinos de Fr. Javier, junto a un nutrido grupo de fieles amigos del convento, así como participantes de los grupos de oración y miembros de la Orden Franciscana Seglar que él atiende, a las 12 horas se inició la celebración a la que asistieron seis hermanos de los conventos cercanos de Albacete, Murcia-La Merced y Onteniente.

“Que seas siempre un sacerdote según el espíritu de san Francisco de Asís”, le deseó el padre F. Pedro Ruiz.

Hizo de maestro de ceremonias el P. Pedro Ruíz Verdú, Vicario del Convento, y él mismo predicó, con la maestría que le caracteriza, dirigiéndose a Fr. Javier para recordarle algunos elementos esenciales del sacerdocio recién recibido: “ser ministro de Cristo para los demás” porque “el servicio es … el tesoro que Dios Padre ha puesto a tu alcance”. Le recordó que aunque “segregado” en cierta medida por el sacerdocio ello no implica estar “separado del pueblo de Dios” y concluyó: “Que seas siempre un sacerdote según el espíritu de san Francisco de Asís”. Acompañó el acto con sus canciones un coro formado por la fusión de otros dos coros parroquiales.

PRIMERA MISA JAVIER Concluida la eucaristía, Fr. Javier recibía todo el afecto y reconocimientos de quienes compartieron con él su primera misa cantada.

La fiesta continuó ya en el interior del convento con la degustación de una excelente paella o gazpachos jumillanos, cocinados para esta ocasión por Pedro Rucho, de la Hermandad del Cristo de la Reja.