Según el grupo municipal del PP, el concejal de Actividades, Juan Gil Mira, en el debate de una moción del Grupo Popular recriminaba a los vecinos afectados por la construcción de la gasolinera su actitud ante el tema, y les llegó a criticar que se hubieran reunido con representantes del PP y de IU, “actitud más propia de otros regímenes que pusieron placas que hoy ellos quitan”, manifestaba la Portavoz popular, Alicia Abellán, quien señala que la moción presentada por el Grupo Popular pedía al gobierno local constituir una comisión informativa al objeto de informar sobre este tipo de expedientes, gasolineras, a todos los grupos municipales, con técnicos presentes y con los documentos a disposición, tal y como ocurría por otra parte, en la pasada legislatura en la Comisión de Calificación Ambiental.

Consideran que el PSOE “ha eliminado la comisión de calificación, y se niega ahora a crear una informativa especial y lo que es más grave, ningunea los derechos de los vecinos que se enteraron por la calle de que lo que les están construyendo frente a sus casas, es una gasolinera”, decía Abellán.

El Pleno también aprobó, con la abstención de IU, los nuevos sueldos del gobierno local, que asignan una cuantía anual para la alcaldesa de 47.720,40 euros. 3 concejales liberados (Alfonso Pulido, Francisco González y Salvadora Pérez): 29.698,92 al año cada uno y 2 concejales a tiempo parcial (Juan Manuel García y Pilar Martínez): 14.849,46 euros al año cada uno.
“Siguen por tanto cobrando la alcaldesa los casi 4.000 al mes y 5 liberados, sueldos excesivos para el municipio más teniendo en cuenta las consecuencias de la nefasta gestión socialista”.

Por último, acusan a la alcaldesa de suspender el Pleno sin terminarlo, dejando a los grupos municipales sin poder pedir explicaciones sobre la situación de la piscina climatizada, en la que un grupo de personas parecen estar haciendo uso sin pagar la tasa, haciendo un mal uso de las instalaciones e incluso incumpliendo medidas de higiene y seguridad. Tampoco permitió preguntar acerca de la situación del CAVI, que sigue cerrado por una falta de previsión negligente de la concejala de Servicios Sociales.