El fiscal ha pedido siete años de prisión para Rosa María P., una vecina de Jumilla que será juzgada esta semana en la Audiencia Provincial acusada de haber intentado acabar con la vida de la que consideraba era la amante de su esposo y a la que, presuntamente, apuñaló en varias partes del cuerpo.

La acusación, en un escrito de conclusiones provisionales al que ha tenido acceso Efe, señala que los hechos ocurrieron el 18 de marzo de 2007 en un locutorio ubicado en nuestra población y que era frecuentado por ciudadanos de Ecuador.

Sostiene el ministerio público que debido a las sospechas de que la mujer que resultaría herida mantenía una relación sentimental con su marido, le asestó varios golpes de una herramienta de las utilizadas en la agricultura y que acaba en punta.

Como consecuencia de la agresión, la denunciante sufrió lesiones que tardaron en curar treinta días.

‘Cómplices’ en paradero desconocido:

Señala también el fiscal que en la agresión intervenido un hijo de la acusada, al que no se juzga en esta causa por ser menor de edad cuando ocurrieron los hechos, así como un hombre y una mujer. Estos últimos habrían colaborado ayudando a huir a la acusada y tratando de borrar los vestigios que pudieran incriminarla, pero, añade el fiscal, el procedimiento no ha podido dirigirse contra ellos por encontrarse en paradero desconocido.