La vecina de Jumilla acusada por el fiscal de un delito de homicidio en grado de tentativa por apuñalar a un hombre que no aceptó su ofrecimiento de mantener una relación sexual reconoció el viernes los hechos durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial, y cumplirá tres años y medio de cárcel.

La acusada, C.O., admitió que el día 9 de noviembre de 2015 apuñaló a un vecino suyo, L.S., con el que coincidió en un bar, al negarse este a tener sexo.

Según el fiscal, le asestó una puñalada en el vientre, produciéndole una lesión que tardó en curar treinta días, cuatro de ellos de hospitalización.

La fiscalía, que inicialmente pedía para ella una condena de nueve años de prisión, rebajó esa solicitud a tres años y medio al aplicar las atenuantes de confesión de los hechos y reparación del daño cometido.

La procesada y la víctima de su acción llegaron a un acuerdo según el cual se comprometen a fijar la forma en que aquélla deberá abonar los 12.450 euros a los que fue condenada por las lesiones y las secuelas que produjo.

Además, deberá indemnizar al Servicio Murciano de Salud con 3.633 euros por la asistencia médica y farmacológica prestada al herido, para lo que queda obligada a hacerlo en 24 plazos mensuales.